Cómo la tecnología permite compartir la energía solar entre los hogares y ahorrar en la factura de la luz

En ocasiones, contar con un sistema de autoconsumo energético deriva en el malgasto de gran cantidad de electricidad excedente. Pero para dar solución a estos problemas están surgiendo tecnologías como la introducida por la ‘startup’ Lumio, que permite compartir la energía solar.

Así, la energía producida que exceda de la que necesita una casa determinada podrá ser utilizada para conseguir un ahorro sustancial en los gastos destinados a los suministros eléctricos. Para entender cómo funciona la propuesta, repasamos cómo funciona la energía fotovoltaica y el esquema que permite ‘volcar’ a la red los excedentes.

¿Qué es la energía solar fotovoltaica?

La energía solar fotovoltaica es aquella que se obtiene al transformar la energía solar pura en electricidad, a través de la tecnología presente en las células solares. Se trata, por tanto, de una realidad que abre la puerta a que toda casa tenga a su alcance la propia producción de la electricidad que necesita, contando con un esquema de autoconsumo.

Al obtener la electricidad de la energía producida de manera continua por el sol (una fuente de recursos totalmente limpia y renovable), se deja de depender de la quema de combustibles fósiles o de la generación de desechos radiactivos. Del mismo modo, no existe riesgo alguno de que un alto consumo de este tipo de electricidad acabe afectando de manera negativa a la fuente, de tal manera que se aplica completamente el calificativo de “renovable”, ya que es totalmente infinita y aprovechable.

Los excedentes de energía de las placas solares

Toda casa cuenta con unos niveles de consumo de electricidad. Estos dependen, por supuesto, de la cantidad de habitantes que tenga, así como del uso que se haga de las luces y demás elementos que funcionen a base de este tipo de energía.

Los profesionales en la instalación de kits solares tratan siempre de adecuar la potencia que tal kit produce a la casa en la que se vaya a colocar. De esta manera, se intenta que la cantidad de energía producida sea lo más cercana posible a la consumida, pero sin que exista riesgo de desabastecimiento.

El problema es que nunca puede alcanzarse una correlación perfecta. Esto hace que siempre existan los llamados excedentes de placas solares. Se trata de todo ese conjunto de kWh que, aunque han sido efectivamente producidos, no han llegado a consumirse por los propietarios de las referidas placas.

Si no se hace nada con tal excedente, puede perderse de forma definitiva. Es aquí donde entra la posibilidad de compartir energía solar.

La tradición de compartir la electricidad solar

Los excedentes del autoconsumo producidos por la instalación de módulos solares existen desde hace mucho tiempo. De hecho, Lumio no es, ni mucho menos, la primera entidad que ha tenido por objetivo crear oportunidades destinadas a compartir la electricidad solar.

A lo largo de los últimos años, diversas experiencias han tenido lugar, sirviendo como primeras pruebas y tomas de contacto. En Latinoamérica tuvieron lugar muchos de estos proyectos piloto. Medellín creó un sistema para compartir electricidad basado en la ‘blockchain’. Esto demostró la posibilidad de ser partícipe de un sistema descentralizado de energía.

La Universidad de Bristol, por su parte, también intentó crear un sistema de ‘peer to peer’ de energías renovables al que llamaron HoSEM, y que puso de manifiesto que era posible vivir al margen de un mercado eléctrico altamente tensionado.

Más tarde, una ‘startup’ holandesa llamada Vandebron alcanzó varios hitos en este sector. Conectó a muchas más personas de las que hasta ese momento se habían conectado. Supuso, por tanto, la definitiva demostración de que un sistema de estas características era posible. Y así es como surgió Lumio, heredera de toda esa experiencia, y que a día de hoy conecta a más de 80.000 hogares.

¿Cómo funciona el esquema ‘peer to peer’?

Para comprender la manera que Lumio ofrece para compartir los excedentes de la fotovoltaica es necesario conocer el funcionamiento concreto del llamado “esquema peer to peer“.

Este esquema consiste en la puesta en conexión directa de dos personas interesadas en realizar una determinada transacción. De esta manera, en el caso que aquí nos ocupa, consiste en la puesta en contacto de una casa que requiere de energía y de otra que cuenta con un excedente de la misma.

Un ejemplo será suficiente para aclarar la cuestión: un chalet cuenta con una serie de módulos fotovoltaicos que son capaces de producir hasta 60 kWh durante las horas de sol. Sin embargo, durante esas mismas horas, el chalet solo requiere de 20 kWh de electricidad. Esto da lugar a un excedente de 40 kWh que el propietario puede poner en la red de Lumio ofrecidos a un determinado precio.

Por otro lado, una casa necesita electricidad y no cuenta con tal sistema, pero quiere evitar los altos precios de la red eléctrica. Y la tecnología permite que se ponga en contacto con el referido chalet y, si acepta el precio exigido por el propietario, poder disfrutar de esa electricidad.

¿Que obtiene cada peer a cambio de participar dentro de tal esquema? Por un lado, el productor recibe dinero que puede utilizar para, por ejemplo, abaratar la factura de la luz gastada durante las horas en las que no hay suficiente sol como para estimular a las células solares.

Por otro lado, el comprador obtiene la posibilidad de consumir energía a un precio mucho menor del que tendría que haber pagado si hubiera acudido directamente a la red ofrecida por las grandes empresas generadoras de luz en España.

En conclusión, gracias a la tecnología que utilizan empresas como Lumio la energía solar se aprovecha. Y se aprovecha en su totalidad, de principio a fin. Partiendo de la idea de que ninguna casa cuenta con la instalación justa de módulos solares, sino que todas cuentan con mayor o menor excedente, esta es una solución para darle un uso provechoso al mismo. Tan solo se requiere contar con la instalación inicial y buscar a hogares interesados en ‘comprar’ toda esa energía limpia que sobra.

Fuente:Idealista

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is registered on wpml.org as a development site.